miércoles, 31 de octubre de 2012

Pos eso

Saludos Lechones!

Y feliz Halloween a todos. Hoy para celebrarlo os dejo un enlace a una página muy especial que, por lo menos a mí, me ha hecho mucha gracia. Pincha aquí.

Nada más de momento. Que paséis mucho mieditooooo...


Sayuri

Érase una vez...III

Saludos Lechones!

Hoy, con todos vosotros la (de momento) historia más cambiada de todas las que os he puesto en su versión más primitiva. En este caso esta es la primera versión recogida del clásico La Bella Durmiente de 1636 y fue escrita en Italia por Giambattista Basile, bajo el título “Sol, Luna y Talía”. Espero que os guste aunque os advierto que no es para todos los públicos ¬¬.

La Bella Durmiente:

Talía es la hija de un gran rey que corre el riesgo de pincharse con una astilla envenenada oculta entre lino, según advierten sabios y astrólogos. El rey decide prohibir la entrada de lino a palacio y esto evita que la princesa sufra ningún percance hasta que, siendo adolescente, encuentra una rueca para hilar lino y se clava una astilla bajo la uña, cayendo muerta.


El rey, afligido por la pérdida e incapaz de enterrarla, deposita el cadáver de su hija sobre una tela de terciopelo, cierra el palacio y lo abandona. Un noble que suele cazar en el bosque sigue a su halcón, que le lleva al palacio abandonado, donde halla a la princesa. Enseguida queda prendado por su belleza y, no contento con besarla, tras intentar despertarla, mantiene relaciones sexuales con ella.

Nueve meses después la princesa Talía, aún durmiente, da a luz a dos gemelos, un niño y una niña cuyos nombre son Sol y Luna. Los niños son cuidados por las hadas, que acompañan a la princesa mientras duerme. Un día el niño trata infructuosamente de cogerse al pecho de su madre, encontrando finalmente su dedo. Empieza a chuparlo y logra, casualmente, extraer de su piel la astilla envenenada. En ese preciso momento Talía recupera el conocimiento. Pasa el tiempo y el noble, recordando los “buenos momentos” vividos con la muchacha durmiente decide acudir de nuevo a palacio. Para su sorpresa, la princesa está despierta y además no está sola, sino que la acompañan sus dos criaturas. El noble se da cuenta de que son sus hijos y así se lo explica a Talía, que lejos de enfadarse decide iniciar una relación con él.

La pareja pasa una semana de romance y entonces el noble se marcha, sin mencionar que el motivo de ello es el obligado retorno con su esposa. Entonces el noble menciona en sueños los nombre de Talía, Sol y Luna y con ello la esposa del noble se entera de todo, conociendo así la existencia del palacio, de la princesa que en él vive y de los hijos bastardos de su marido. Enfadada hasta más no poder, hace secuestrar a Sol y Luna, que acaba entregando al cocinero, dando la orden de degollarlos y de hacer con su carne un sabroso plato. La esposa decide quemar viva en la hoguera a Talía, también capturada. En el momento de llegar a la hoguera, Talía solicita poder quitarse primero sus prendas más delicadas, a lo que la mujer accede. Con cada prenda que se quita emite un grito de dolor. Sonidos que el noble acaba oyendo. La esposa le explica a su marido que Talía ha sido quemada en la hoguera y que, durante la comida, “¡te has comido lo que es tuyo!”, es decir, a sus hijos. En ese instante el noble ordena que su esposa, el secretario y el cocinero sean quemados también en la hoguera.

Sin embargo, Talía no llega a quemarse y el cocinero le explica que no ha sido capaz de hacer daño a los niños y que los ha sustituido por carne de cabra. El noble y la princesa Talía se casan y el cocinero recibe el título de tesorero real.

FIN

¿Cómo os habéis quedado? Locos del tó! En 1697 el francés Charles Perrault reescribió la historia de Talía eliminando al noble violador y poniendo en su lugar a un apuesto príncipe que despertaría a la princesa con un beso. Después de que la princesa despertara, se casrarían y tendrían dos hijos siendo la mayor una niña cuyo nombre era Aurora, y el segundo un varón a quien llamaron el Día porque parecía aún más bello que su hermana. Posteriormente Disney cogería el nombre de Aurora para su princesa durmiente.

Bueno Lechones, esto es todo por hoy. En la próxima entrega La Sirenita.
Sayuri

miércoles, 24 de octubre de 2012

Érase una vez... II

Saludos Lechones!

Hoy os traigo otro cuento clásico, La Cenicienta. Poca gente sabe que antes de la versión de Charles Perrault, de quien adaptaron la obra los hermanos Grimm, la obra fue originariamente escrita en China durante la dinastía china Táng (siglos VIII y X).

Os advierto que el cuento es mucho más macabro de lo que estáis acostumbrados. Sin más, ahí os dejo el clásico cuento...

La Cenicienta: 

Cenicienta (Yeh Shen en chino) es la única hija de un hombre rico, que enviuda trágicamente. Cenicienta acude cada día a la tumba de su madre, pero cuando la nieve se derrite de su tumba su padre vuelve a contraer matrimonio. Su nueva esposa tiene dos hijas, ambas muy hermosas, pero ásperas y envidiosas. Es maltratada por su madrastra y sus hijas, tan malignas como las de las otras versiones, que la obligan a sacar agua de pozos muy profundos y peligrosos. Además, para torturarla, le hacen calzar zapatos muy pequeños mientras hace sus tareas, haciendo que sus pies queden tan pequeños que su verdadero nombre quede atrás para adoptar el ya mencionado Yeh Shen, que quiere decir Pies de Loto. En la versión occidental esto se cambia por "Culoceniza" ya que se dice la obligaban a sentarse y dormir en las cenizas de la chimenea y poco a poco se adaptó hasta Cenicienta.

Cierto día, el Padre se dirige a la feria del pueblo. Todos en la casa le piden regalos. Las tres malvadas mujeres le piden joyas y vestidos, pero Cenicienta solicita una rama de roble, que luego plantaría en la tumba de su madre, regándola diariamente con sus lágrimas. En tres años esa rama se convirtió en un árbol inmenso, en una de cuyas ramas aparece un extraña paloma, quien le asegura ser capaz de cumplir cualquier deseo que pidiese.

En otra parte, el rey organiza tres fiestas para que su hijo, el príncipe, conociese a alguna joven digna de ser su esposa. Las hermanastras piden a Cenicienta a ayudarles con sus vestidos y se cuenta que a pesar de todo Cenicienta les hace los peinados más hermosos y las ayuda en todo amablemente, aunque la madrastra le impide asistir. Sola, Cenicienta se dirige a la tumba de su madre, y le solicita a la paloma un vestido y zapatos. El ave concede su deseo y Cenicienta se encamina al baile con un vestido de plata y sedas y zapatos de cristal. Su aspecto estaba tan cambiado que nadie la reconoció, ni siquiera las tres arpías. El príncipe, atónito, sólo tiene ojos para ella, y baila con Cenicienta durante toda la noche. Para no ser descubierta, Cenicienta se marcha antes del baile, temiendo que su madrastra y hermanastras lleguen a casa y no la encuentren. La segunda noche se repite la escena. El príncipe y Cenicienta bailan y se enamoran, y ella huye del salón antes de las celosas hermanastras se retiren. La tercera noche, obsesionado, el príncipe unta las escaleras del palacio con barro (vaya cabronazo el príncipe ¬¬). En su huída, Cenicienta pierde uno de sus zapatos.

El príncipe decide encontrar a la poseedora del zapato. Para ello, visita todas las casas de la comarca buscando el pie que calce en el diminuto zapato. Al llegar a la casa de Cenicienta, el padre manda a llamar a las hermanastras, pero no a su "verdadera hija". La mayor, bajo los consejos de su madre, se corta dos dedos del pie para que le entre el zapato. Dos palomas advierten al principe (sí) de la estratagema, y la joven celosa es rechazada. Luego llega la menor de las hermanastras, quien se había rebanado el talón para calzarse el zapato perdido, pero de nuevo el príncipe se entera de la trampa. Cansado, le pide al padre que mande a llamar a todas las mujeres de la casa, criadas incluidas. Cenicienta aparece en la habitación, el zapato calza perfectamente en su pie delicado, y el príncipe la arranca de su destino infame. Las hermanastras, por su parte, son atacadas por una bandada de palomas, quienes les arrancan los ojos dejándolas ciegas.

FIN

Debemos recordar que durante esta época se promocionaba en china la belleza de los pies de loto por lo que el cuento viene que ni pintado. En la versión de los Grimm Cenicienta perdona a sus hermanastras (que son las únicas que la maltratan) incluso las invita a vivir en palacio con ella y las casa con nobles importantes ya que éstas se arrepienten de todo y comienzan a ser amables con Cenicienta que las perdona y se cuenta que se convirtiéron en las mejores amigas. Por otra parte ni en la versión de Charles Perrault ni en la de los hermanos Grimm se da más importancia al tema del zapato que el clásico que todos conocemos donde no se da explicación a porqué el zapato solo le viene bien a Cenicienta. Además los Grimm conservan el tema de la ramita y las palomas siendo el Hada madrina solo cosa de la versión de Charles Perrault.

Espero que os haya gustado y que ahora veáis con otros ojos este cuento clásico. Hasta la próxima lechones!



Sayuri







Fuentes:

- El espejo gótico (web)
- Grimm, Wilhelm (2006). Todos los cuentos de los hermanos Grimm. Madrid: Editorial Rudolf Steiner & Mandala ediciones.
-  Cendrillon (Perrault) Ascheputtel (Grimm, KHM 021)

miércoles, 17 de octubre de 2012

Érase una vez...

Saludos Lechones!

Aquellos que me conozcan personalmente saben lo curiosa que soy y lo mucho que me gusta indagar cuando algo ha captado mi atención. Pues bien, soy una amante de los cuentos clásicos y más aun de los verdaderos cuentos clásicos, esto es, llevo años tras los Hermanos Grimm, intentando encontrar sus
uestra infancia no leáis ^^.

Blancanieves y los siete Enanitos: 

Hace muchos años (1729 según los historiadores) en Lohr, Alemania, una Reina estaba cosiendo en la ventana de su castillo cuando se pinchó el dedo con una aguja. Al ver caer una gota de sangre sobre la nieve blanca deseo con todas sus fuerzas tener una niña tan blanca como la nieve a la que llamar Blancanieves. Su deseo fue concedido y poco después tuvo a su deseada niña pero a cambio dio su vida en el parto (no se deja claro si fue la propia nueva esposa del Rey, la madrastra, quien concedió el deseo a la Reina para acabar con ella).

Sin apenas perder tiempo el Rey volvió a casarse con una bellísima hechicera que parecía haberle embrujado. El Rey además regaló a la hechicera un espejo de Lohr, característicos por sus propiedades acusticas (esto es real) ya que debido a sus aforismos hace que al hablar cerca de él se oiga una especie de eco distorsionado y una reverberación que parecen nuevas palabras. La hechicera se obsesionó con este espejo y se pasaba los días mirandose y preguntandole al espejo:

-Espejito, espejito, ¿quién es en la Tierra la más bella de todas?
-Tu, mi Reina.

Sin embargo cuando los años pasaron y Blancanieves alcanzó los dieciséis años de edad la respuesta del espejo cambio.

-Reina, estás llena de belleza, es cierto, pero Blancanieves es más bella que tú y nunca podrás cambiar eso.

La hechicera llena de odio envió a la princesa al bosque de Spessart, el bosque virgen de Lohr acompañada de un cazador que tenía órdenes de matarla. El cazador se apiado de la joven Blancanieves y la dejó marchar. Para mostrarle a la hechicera que había matado a la joven le llevó un corazón de ciervo, pero cuando la hechicera preguntó al espejo y éste le dijo que Blancanieves seguía con vida mandó a cocinar vivo al cazador por el cocinero real y fue comido por ella.

Blancanieves se adentró sola en el bosque huyendo cuando frente a ella apareció una casita pequeñita. al entrar vio que se trataba de una de las muchas casas hechas cerca de las minas de bieber por los niños que allí trabajaban. En total eran siete los niños que vivían allí. Los niños que trabajaban en las minas solían estar desnutridos y envejecidos prematuramente por el trabajo en las minas de hierro. Debido a su pobreza, estos niños vestían largos abrigos y gorros muy parecidos a aquellos con los que se suele representar a los enanos, por los que a Blancanieves le pareció estar viviendo con siete enanitos. 
Los niños se aprovecharon de su situación y le dijeron:

- Si mantienes la casa para nosotros, cocinas, haces las camas, lavas, coses, tejes y mantienes todo limpio y ordenado, entonces puede quedarse con nosotros y tendrá todo lo que quiera.

La bruja o hechicera decidió entonces ella misma matar a Blancanieves. Pare ello se disfrazó de vendedora ambulante de cintas para el cuello y vivitó a Blancanieves. Ésta se probó una de las cintas y la hechicera aprovecho para estrangularla hasta que Blancanieves cayó al suelo desmayada. Al creer la hechicera que la había matado se marchó. Cuando los niños volvieron le quitaron la cinta del cuello y blancanieves volvió a respirar. 
La hechicera volvió a intentar matarla, esta vez se disfrazó de anciana y quiso regalar a Blancanieves un peine a cambio de pan y vino para reponerse del viaje. El peine estaba envenenado y aunque Blancanieves intentó resistirse finalmente la hechicera consiguió clavarselo o eso creía. En realidad el peine solo rozó su cabeza y blancanieves sencillamente quedó aturdida hasta que llegaron los niños.
La hechicera intentó una vez más matarla, esta vez con una manzana. La mitad de la manzana fue sumergida por la malvada madrastra en zumo de belladona (Sus bayas contienen la Atropa Belladona utilizada, incluso a día de hoy, en medicina). La hechicera, disfrazada esta vez de esposa de granjero se la ofreció cortando ella el trozo sano y comiendola para que Blancanieves no sospechase. Su narcótico produjo en Blancanieves una rigidez tal como si hubiera fallecido.

Contenta al fin con su muerte la hechicera volvió al castillo (no me preguntéis donde está el Rey, en la historia original se lo ignora completamente). Al volver a casa los niños decidieron enterrar a Blancanieves en un ataud de cristal. Justo cuando iban a enterrarla apareció un príncipe que inmediatamente quedó fascinado por su belleza y pidió a los niños que le permitiésen llevarsela a su castillo (para qué, no sé si quiero saberlo). en el camino de regreso el carro donde se hayaba Blancanieves fue bapuleado por las piedras del camino y el trozo de manzana atorado en su garganta se cayó. Blancanieves despertó y el principe decidió convertirla en su esposa.

En el castillo de la hechicera esta volvió a preguntar a su espejo y este le contestó:

-Tú, mi reina, eres bella, es cierto; pero la joven reina es mil veces más bella que tú.

Cuando la hechicera acudió al enlace del principe del reino vecino descubrió horrorizada que esa nueva reina no era otra más que Blancanieves. Ésta contó a su nuevo esposo todo lo que le hizo pasar y el principe ordeno que la capturasen. Pusieron unos suecos de hierro al fuego y cuando estuvieron al rojo vivo obligaron a la hechicera a ponerselos y bailar con ellos hasta caer muerta.

FIN


Bueno Lechones espero que os haya gustado, próximamente, Cenicienta. Hasta otra!



Sayuri








Fuentes:
 - Grimm, Wilhelm (2006). Todos los cuentos de los hermanos Grimm. Madrid: Editorial Rudolf Steiner & Mandala ediciones.
- Los Hermanos Grimm. Cuentos de la infancia y del hogar. (Edición 2006)
- Los cuentos de los Grimm en la memoria del mundo.(web)

domingo, 14 de octubre de 2012

Salón Del Manga de Jerez 2013

Saludos Lechones!

Siento haber tardado pero finalmente la página oficial de Otaku Shin ha publicado las que parecen serán las fechas definitivas del salón de este año 15, 16 y 17 de marzo. Esto es lo único al respecto que han publicado en la web Otaku Shin.


Pues eso es todo, nos vemos pronto lechones!



Sayuri