viernes, 3 de junio de 2011

Infancia disconnection

Época de exámenes. Se te pasa cualquier cosa por la cabeza con tal de no estudiar. Por ejemplo, de cómo ha cambiado mi concepto de lo que era el verano cuando era un nano comparado con lo que es ahora.
Echando la vista atrás con un ojo en los apuntes y otro en la ventana, he recordado aquellos grandes juguetes coleccionables que tuvimos los niños de mi generación y la de la mayoría de los que nos estaréis leyendo, ahora que los niños pequeños coleccionan iPods...
¿Queréis recordar esas colecciones conmigo?

¿Os acordáis de los Guerreros de la basura? Esos muñecos de plastiquete malo que venían en una bolsa que había que meter en agua para que se deshiciera y poder acceder al juguete. ¿Conserváis alguno todavía?



Los tazos... Sacaron de todo: desde los originales de los Looney Tunes, hasta tazos de Dragon Ball, de Chiquito de la Calzada, de Street Fighter, los Supertazos, los Megatazos, los Magictazos, los Mastertazos...


Los pegalocos o manos locas de las que ya nos habló Königin, que tenían tres fines: o bien acababan hasta arriba de roña y ya no pegaban más, se rompían porque les metías mucha caña o terminaban en el techo del portal de algún amigo y los perdías para siempre.


Los gogos y sus hermanos bastardos: los Danos, los Bobols y otros tantos. Antes de que los vendieran en los quioscos, los gogos venían con las botellas de Coca-Cola sin cafeína, en mi caso tener hermanos mayores me perjudicó bastante, pero luego me dejaba todo lo que me daban mis padres en la mierda esta (equisdé) y aún conservo un montón, fíjate tú:


También estaban aquellas figuras que daban los huevos Kinder: los hipopótamos playeros, el colegio de cocodrilos y muchos otros, algunos de los cuales no soy capaz de recordar porque era un auténtico moco:


Y por último, aunque me he dejado álbumes de cromos y muchas otras cosas y, además, no quería meterme en el tema juguetes porque habría muchísimo que hablar, quería compartir con vosotros unos muñecos que me han traído muchísima nostalgia cuando me he acordado porque me los regalaron cuando era un mico. No sé si recordaréis a los...


Crash Dummies.
Eran unos muñecos inspirados en los maniquís que se usan para las pruebas de seguridad de los coches que salieron durante la primera mitad de la década de los noventa. Tenían un par de botones en el pecho que los hacían partirse en mil pedazos al ser pulsados. Tenían hasta vehículos que también tenían esta misma particularidad:


En concreto, los que me regalaron venían, además, con una película que he encontrado (pero sólo en inglés) y que habré visto unas diez mil veces:

Qué cutres se ven los gráficos ahora, por Diox...

Pues, hala, ya tenéis para reflexionar. Ahí os dejo con todo un finde por delante, lechones. A cuidarse.

Pumukiu




"Ponte el cinturón y deja los choques para nosotros."

6 gruñidos:

Delthora dijo...

buaaaa siiiii xDDDD
los tazos... los gogos esos creo que es de lo que menos tengo xD pero de todo.. excepto lo primero y los monigotes últimos los conozco todos xDDDD

Qué buenos tiempos...!!

Καπετάνιος Nτρεηκ dijo...

¡¡Los tazoooos!! Como no tube la suerte de ver ni Poquémon ni Dragon Ball de niño, los tazos fueron mi única fuente de sabiduría con respecto a los primeros. Aún recuerdo unos cuantos (ratata, dito, qué tiempos aquellos). Es una chorrada pero me has hecho recordar como les ponía nombre a los gogos y los anotaba en una libreta junto a sus pegatinas (o sus dibujos). Magnífico post, Pumukiu, muchos recuerdos juntos.

Proyectobiologo dijo...

Menos los últimos (que si los conocía pero nunca tuve uno) me crie con todos ellos...que grandes eran los Guerreros de la basura (todavía conservo un par de ellos o 3), ni que decir de los tazos que al igual que los cromos y los gogos te enseñaban valiosas perlas de sabiduría del tipo: como montar tu propio negocio de mercado negro en el patio del colegio (esos intercambios de cromos y tazos por favores, deberes, dinero,...que yo hacía).
O los huevos kinder que todavía tengo una caja con las figuritas...
¡Qué tiempos aquellos!

Sayuri dijo...

Sí, cuando éramos felices y no teníamos preocupaciones ni trabajos.

Lucía dijo...

Es verdad, qué felices éramos cuando vivíamos en los mundos de yupi y no nos enterábamos de na'.
Yo de todos estos solo recuerdo que mi madre me pegaba unas broncas por culpa de la dichosa mano loca o como se llame, porque dejaba toda la pared manchada de verde xDDD también tenía una caja de juguetes de los kinder, pero a saber dónde han ido a parar

Nessy dijo...

Los tazos, que recuerdos...

Nosotros por aca,lo que juntábamos eran los de tazos de pokemon (a nosotros nunca nos interesaron los looney Tunes) y también los hielocos (creo así se llamaban) que te daban en la coca cola.

Lo malo es que nosotros somos muy malos para guardar algo asi quese nos perdieron todos -.-.

Saludos!!

Publicar un comentario