martes, 16 de marzo de 2010

Los cómics de Los Simpson

Lechones, hoy voy a hablaros de algo que he odiado desde mi tierna infancia (y que sigo odiando todavía; mi odio no conoce limites): Los cómics de Los Simpson.
Yo desde niño he sido muy aficionado al cómic y era capaz de leer truños inconmensurables (y me partía el ojal, todo sea dicho) y entonces, a partir de un aciago día, a mis padres les dio por regalarme álbumes de cómics de Los Simpson por cumpleaños y esas cosas, observando sabiamente que a su hijo le gustaba mucho la serie —serie que nuestros nietos (bueno, vosotros me entendéis: los de cada uno) seguirán viendo en Antena 3 a la hora del almuerzo mientras comen puchero espacial (que será la comida del futuro)— y... un momento, que entre tanto paréntesis ya no sé por dónde iba, ah, sí. Lechones, hoy voy a hablaros de algo...
La primera vez lo abrí con la mayor de las ilusiones que puede haber en un ilusionado e iluso niño henchido de ilusionante ilusión, esperando encontrar historias desternillantes a la par que fascinantes de mis personajes favoritos (rezaba el libro en cuestión). Mas cuán equivocado me hallaba, señores. El dibujo era bastante cutre, pero sobre todo es que no tenía ni puñetera gracia y, lo peor de todo, yo me los leía. Por eso los odio.

Pumukiu



"—Hola, yo soy el que he sido siempre.
—¿En serio?"

4 gruñidos:

Anónimo dijo...

Yo los leía en la sala de espera del dentista, que cosa mas sosa, es que ni siquiera te olvidabas del dolor que te esperaba ahi dentro... Después me pasé a los libros de niños que van al dentista xDD

Maripi

hohendelshope dijo...

yo no aguante ni 2 paginas, son cutres a mas no poder

Alicia dijo...

Es como la serie de Mortadelo y Filemón... pa que se meten en hacer esas cosas!

Pumukiu dijo...

Me alegro de que haya gente que comparta conmigo esta adversión a los cómics de Los Simpson.
También lo iba a decir, ¡la serie de Mortadelo de dibujos era una auténtica mieeeerda! Las películas esas que hicieron hace un montón de años estaban mucho mejor.

Publicar un comentario