sábado, 9 de enero de 2010

El porrazo a Mermelada

Hoy, Lechonas y Lechones, vamos a dejar de lado por un momento los chascarrillos y los chistes propios de La Villa y vamos a centrarnos en un tema que está pasando de castaño a oscuro. Sé que no es propio de mí hacer este tipo de secciones (y si me conocierais en persona lo notaríais más aún), pero al igual que los antiguos grandes escritores, hay que ser ducho en el arte de la espada y la pluma, así que hoy después de reflexionarlo mucho, os expondré, como buenamente pueda, mis conclusiones sobre este tema:

El día 18 de octubre del recién difunto 2009, hubo, por llamarlo de alguna manera, una pequeña desavenencia en el Premio Ondas. Esta fue que el presentador de la velada, Carles Francino y Angels Barceló conocidísimos presentadores de la cadena SER, se negaron a entregar el Premio Ondas al mejor presentador a Jorge Javier Vazquez ("Mermelada", como bien sabréis algunos), aludiendo que la televisión que hacía (y por desgracia sigue haciendo) no aportaba nada positivo y no trataba de manera respetuosa ni correcta algunos temas.


Para salir del paso y de manera improvisada se organizó un numero cómico por el cual se le llegó a otorgar el premio, por lo que he escuchado (no vi la gala, seré totalmente franco, pero tras lo que me contaron me informé de lo ocurrido) nombrandolo "Sir" (caballero) aunque a mi parecer debieron nombrarlo bufón de la corte.
Además de que Carles se negara a entregarle el premio, he leído (no sé si ha llegado a ocurrir, aunque no me extrañaría nada) que ciertos artistas, también premiados pero en esta ocasión a mi parecer merecidamente, han decidido devolver los premios pues no los consideran de valor o no les gustaría tener un premio que semejante individuo ha "ganado".

Esto es debido al nuevo género (esto siempre según los expertos) que ha conseguido crear, el "Neorrealismo Televisivo", el cual, como hemos podido ver a lo largo de su carrera, consiste en ganar audiencia a través del morbo cada vez más desmesurado.
Primero fue "Aquí hay tomate" del cual podemos destacar los cebos (pequeños adelantos de una noticia que presentados justo antes de los anuncios intentan captar la atención del telespectador y así evitar que cambie de canal) tales como como cuando a Ortega Cano estuvo a punto de cogerlo un toro y mientras ponían las imágenes poner el rotulo de "Ortega Cano, más cerca de Rocío (ya difunta) que nunca". Poner imágenes mientras una voz (el famoso "Uiuiuiuiuiiii", del cual algunas de las frases quedaron para la posteridad tales como "...porque no hay mejor manera de empezar el otoño que tener bien contento el co..."...razón) o bien se mete con la persona que en ellas aparezca o bien las trate como verdaderos objetos humanos:



Un programa donde nunca faltaban noticias, y si no las había, pues las inventaban y punto:

Cualquier cosa mínimamente relacionada con los famosos era susceptible de ser grabado o fotografiado y ser expuesto ante el público sin consentimiento por parte del afectado. Famosos que eran grabados y mediante cebos se insinuaba de manera muy, muy explicita que si habían bebido, que si se drogaban, que si sus hijos ya no los querían, que hay que ver que hijos de p... son... Ese es el tipo de "noticia" que buscaba este programa.

Sin embargo, todos recordaremos las imágenes de Jorge el Día del Orgullo Gay en las cuales Mermelada aparecía "más contentillo de la cuenta". ¿Cómo reaccionó cuando los demás programas (sobre todo Se lo que hicisteis, programa que, aún no estando en su época dorada, da muchísimo juego todavía) le pagaran con su misma moneda?
(A partir del minuto 2:00)

Pues parece que a alguien no le ha sentado bien que le dieran en las narices con su propia medicina...

Sin temor a equivocarme me lanzo a decir que "Aquí hay tomate" sentó las bases del programa en el cual el famoso es tratado simplemente como un animal salvaje, al cual hay que acosar, interrogar, investigar hasta la saciedad, en todo momento y hasta el secreto más oscuro (como si nadie tuviera ninguno), hundirlo y abatirlo con calumnias y mentiras que se vierten sobre su nombre hasta que no queda mas que la sombra de lo que antes eran, llevándose a quien sea por delante en el proceso. Ninguna acción escapa a la atenta mirada de los paparazzis, cuyo gran ojo vigila atentamente en todo momento como si del mismísimo ojo de Sauron se tratase. Tu vida deja de pertenecerte y pasa a ser propiedad del pueblo, siendo vendida por vil metal. ¿Realmente la vida de alguien no tiene precio? ¿Cúanto cuesta el recuerdo de tu primer amor? ¿Cúanto una noche loca? ¿Cúanto cuesta un beso? Eso es lo que vendía este programa.

Antes de este programa, no se iba a buscar al famoso (me estoy refiriendo al mítico Tómbola, que para aquella época ya era un circo, comparadlo con lo que hay ahora...) se le invitaba y por supuesto se le pagaba para que contara su vida y de paso sacarle los trapos sucios que se le pudiera. ¿Y ahora? No amigo mío, recuerda que ahora lo que se lleva es el Neorrealismo Televisivo, ahora hay que salir a la calle, micro en mano y someter a los famosos al tercer grado en mitad de la vía pública. Además, recordemos que Aquí hay tomate fue la creadora de la técnica de "La pregunta mamporrera" (quien no sepa lo que es un mamporrero.... ya lo explicaremos otro día...). Esta técnica consiste en acercarte al famoso y ganarte su confianza mediante preguntas que se sabe de antemano que responderá sin problemas y después... bueno, una imagen vale más que mil palabras:



Este es el tipo de comportamientos que pagaba este programa, querían reporteros que faltaran al respeto y atentaran contra la intimidad formulando preguntas de escasa moralidad y dudosa ética al ser consideradas, en teoría, información privada.

Y si no conseguían la información deseada para hacer el reportaje, pasaban al plan B. El plan B consiste en una técnica que desarrolló el orden animal en los Dípteros hace millones de años y que a día de hoy se conoce como: Dar por culo a jierro. Esto es básicamente: ponte por medio, insulta con tus preguntas al entrevistado, etc, etc, etc, y espera a que éste te "agreda" verbal o físicamente (las agresiones algunas son de risa, que son simplemente que el reportero, después de que el famoso lo aparte con un brazo, se tropieza y cae al suelo gritando como si le estuvieran extrayendo el corazón) y después vuelve a la redacción poniendo el grito en el cielo y buscando demandar al famoso en cuestión alegando que se le ha vulnerado su derecho a la libertad de expresión. Ya tenemos al menos una semana de programa resuelto.


(Imágenes grabadas de una de estas agresiones de un famoso sobre un reportero)

Este es el tipo de televisión que se hacía en El Tomate, una búsqueda incansable de violencia, problemas familiares, infidelidades, mentiras, problemas con el alcohol y/o las drogas... y perros cagando...

Pero por fin, ese reino del terror llegó a su fin. El programa fue clausurado.

Las razones, varias. Después de cinco años en la parrilla de telecinco el "Tomate" perdió su frescor, la imagen de los presentadores entró en declive, la competencia entre cadenas se acrecentó, el constante torpedeo de Sé lo que hicisteis al buque de telecinco, la gran cantidad de demandas interpuestas ante el programa y la mala relación entre los directores y a la vez entre ellos y los directivos de telecinco.

Pero por supuesto, "telecirco" (la cadena del morbo, aunque creo que esto es como todo y se va extendiendo, la primera en caer a sido antena 3) no iba a dejar escapar este nuevo tipo de "periodismo" que había inventado, así que poco después surgió el actual Sálvame (y su gemelo malvado, sí, más aún, "Salvame Deluxe": que es más de lo mismo), que es lo que todos gritamos cuando vemos que ha empezado el programa.
En este nuevo programa, dirigido cómo no, por Mermelada es donde nace el Neorrealismo Televisivo, ahora no solo se dedican a enviar a reporteros como anteriormente como si perros de presa se trataran, ahora además invitan a "famosos" al plató y allí una mancha de expertos le acorralan con sus preguntas (siempre muy educados todos, sin gritarse y mucho menos pasar a las manos) y le sacan hasta los hígados si hace falta. Pasan de "¿qué tal te encuentras de tu enfermedad? ¿ya estás mejor?" a "¿es verdad que la enfermedad te la produjo una prostituta coja y tuerta de los Andes Siberianos mientras estabas secuestrado por narcotraficantes a los cuales no habías pagado lo que habías consumido (so drogata) todo esto mientras tu mujer te ponía los cuernos con un mendigo que vivía bajo un puente pero que con el dinero que ha sacado de las entrevistas se va a mudar a una casa de tres plantas hecha por completo de oro macizo?".
Cualquier cosa es sacada de contexto, malinterpretada, se hace un cebo con ella de manera que quede lo más morbósamente atractiva que se pueda y vendida al público. ¿Que no es verdad lo que hemos dicho? Da igual, haremos otro programa completo para desmentirlo. Así se hacen dos programas por el precio de uno, en el primero se saca el rumor y se escandaliza, y en el segundo se desmiente y se habla otro rato sobre él.
Para todo esto Mermelada cuenta con unas personas altamente cualificadas, capaces de pensar fríamente y sacar conclusiones lo más lógicas y razonables posibles. Y como no se les puede llamar ni reporteros ni periodistas pues les llaman colaboradores. Un colaborador es, a grandes rasgos, una persona que: ha estado en Gran Hermano, cantado en Operación Triunfo, se ha chascado en un gimnasio y ha salido en bolas en una revista, los mismo que le anterior pero con silicona, se ha tirado a una vieja gloria, haya amenazado con suicidarse y/o matar a alguien, sea un rebelde aparte de la justicia (estuvieron a punto de fichar a Curro Jimenez), se ha dejado encular por un torero o por un futbolista, es primo hermano de un sobrino de una amigo de alguien famoso y que lo conoce íntimamente porque cuando tenía 4 años los vio en su cumpleaños, etc, etc. Eso y sobre todo que sea un personaje sin vergüenza, cara dura, que cree polémica, malhablado y sin respeto por otras personas. ¡Ah! se me olvidaba: indispensable no tener estudios más allá de bachillerato (y estoy pasándoles la mano).
Este es el tipo de morralla que encontramos en este programa, así que podemos concluir que:
Aquí hay tomate + morralla = Sálvame
Aquí es donde quiero hacer hincapié en Jorge. A ver, Jorgito, hijo mido, ¿donde leches te has metido? Me vengo a referir, eres un buen presentador, si no, una mierda de programa como el Tomate no habría salido adelante, ahora yo te digo ¿por qué te metes en un programa como éste, pudiendo hacer muchísimo bien en otros programas educativos o cómicos? Estoy de acuerdo en que lo de Sálvame es una comedia, si no, no se explica lo que ocurre cada tarde en el plató: gritos, insultos, vejaciones, faltas de respeto, vocabulario inapropiado... ¿es eso lo que queremos que vean los niños, que se eduquen con eso? Luego es muy fácil echarle la culpa al padre o a profesor, pero las más de 4 horas que se pasa el niño delante del televisor... eso nadie lo tiene en cuenta, ¿no es así?
Ahí es donde entra Mermelada: él es el presentador, el que decide el comportamiento de las personas en el plató, si alguien no muestra el respeto y la educación que se presuponen para alguien a quien están viendo millones de personas, se le dice que abandone el plató y punto. Ser presentador implica ser el mediador ante las situaciones tensas y el que decide quien debe salir del plató si es menester. Con todo esto quiero decir que alguien (me refiero a los colaboradores) que podría enseñar algo valioso, no solo me refiero a enseñar como si fuera un profesor, sino que aprendan cómo comportarse y hablar respetuosamente, aprender a entablar un dialogo ordenado y a sacar conclusiones de lo que te están diciendo y aprender a ver desde otros puntos de vista un mismo tema. Sin embargo, lo que aprenden es a gritarse, a insultar y a no ceder aunque le estés dando una razón lógica al problema o tema que se plantea. Su papel como presentador es sin duda escaso, a veces complétamente nulo, dejando que los colaboradores se insulten diciendose verdaderas barbaridades a grito pelado; y tiránico, "obligando" a los colaboradores a hacer cosas para las que no han venido, como a cantar, bailar o disfrazarse ridículamente, todo para subir audiencia.











Y esto es solo una muestra del bochornoso espectaculo que ofrece este "programa" (más bién aborto de programa) dirigido por este "presentador" (me callo). Lo realmente triste esque este espectáculo, este circo en el que se denigran personas presentes y no presentes, sean de los programas con más audiencia. Desde aquí me gustaría hacer un llamamiento popular a todos vosotros, mis queridos Lechones. Por favor, sed críticos con lo que véis en la caja tonta, sé que vuestro criterio no es muy bueno porque si no no estaríais leyendo este blog, pero en serio, yo personalmente me niego a ver este tipo de programas, porque me doy cuenta de hacia donde va a derivar la educación de generaciones venideras, y sinceramente, me da mucho miedo.

Ahora, como petición popular, sobre todo de una buena Lechona seguidora nuestra, os dejo con las campanadas de telecinco:



Solamente hacer hincapié en la forma de comportarse de Belén, sobre todo en la segunda parte (y en la primera sacarse la foto de la pechera), gritando por la ventana, haciendo caso omiso de que están en directo, interrumpiendo y no dejando hablar... yo, sinceramente, me hubiera negado a dar las campanadas con semejante elemento.

Por último, os dejo con el video que provocó tooooodo este post del que disfrutáis o con el cual os aburrís, pero que al menos os haya hecho pensar. Es una cosa que ocurrió a la salida del premio ondas de este año:
(a partir del 0:30 hasta los 2:30 aprox.)


A esto solo puedo contestar con la mítica frase: "Justicia Dios, pero para mi casa no"

Y con esto, creo que puedo dar por concluido este examen (aunque el tema tiene para horas, debería llamarlo "resumen") sobre lo que opino que ha sido la "vida y obra" de este individuo. Personalmente me parece un mal profesional que no cumple con lo que se supone es su trabajo y que vive en un mundo en el que no le importa difamar y poner en entredicho el nombre de las personas y que sin embargo no soporta que le den un ligero toque con su propia medicina.

Desde aquí le digo (que seguramente,vamos 90% seguro, que nos esta leyendo): ten un poco de humanidad por una vez en tu santa vida y retirate de ese mundo dejandonos en paz al resto de mortales, hijo mido.


BlackWolf

3 gruñidos:

Alicia FL dijo...

AMÉN!

Königin dijo...

Yo no quiero defender a un tipo como Jorge Javier Vázquez porque soy la primera que lleva años sin ver Telecinco (desde que comenzó el Tomate y Salsa Rosa), pero es cierto que el tío, en su trabajo, es el mejor. No se si lo sabréis pero cuando se canceló el Tomate, Paolo Vasile, director de Telecinco, decidió darle un nuevo aire a la cadena, metiendo menos telebasura. El resultado de este intento de "sanear la cadena" fue que Telecinco bajó estrepitosamente su audiencia, se crearon muchos programas/series y ninguno supo cubrir el hueco de la telebasura. Entonces este señor dió un nuevo espacio a Jorge Javier, se creó Sálvame y la cadena volvió a ser líder de audiencia.

Como dices, BlackWolf, el tio es un pedazo de "presentador" por sacar adelante la basura que hace y conseguir ser líder de audiencia con TODOS los programas que presenta (por mucho que nos duela).

No creo que se merezca el premio a mejor presentador, ya que no puedes compararle con otros ganadores de este premio como Iñaki Gabilondo o Luis del Olmo, que si hacen justicia a la profesión, pero Mermelada en su trabajo es el MEJOR y en eso creo que no exagero. Lo que no me explico es que "grupo de expertos" consideró que merecia ese premio.

Por último, la razón por la que este tipo de programas infectan cada día mas nuestra televisión es porque a la gente le gusta. A mi me duele reconocerlo, pero hay millones de personas que ven esta mierda día tras día. Será porque los Españoles somos así, o porque a los humanos nos gusta ver como destruyen la imagen de otras personas que "están por encima de nosotros" (hay gente que considera que los famosos son seres superiores). Sea por lo que sea, no podemos cambiarlo.

Yo cuando tenga hijos, directamente no sintonizaré Telecinco, para evitarles el mal trago.

Sayuri dijo...

Mmmmm, pues yo no estoy tan de acuerdo con que el tio este sea el mejor en su estilo. Es un buen presentador, si, sabe enganchar al público, pero no creo que sea lo mejor, o este caso lo peor que ha dado este mundillo. Por ejemplo creo que Jordi Gonzalez es mejor presentador, al menos sabe callar a la gente e imponerse y a pesar de ser un presentador de corazón tiene el respeto de otros periodistas. Es mi opinión.

Publicar un comentario