jueves, 8 de octubre de 2009

Recuerdos de Infancia

¡Buenas tardes Lechoncit@s!
Hoy os traigo una pequeña recopilación de aquellos objetos de nuestra infancia que nos volvían locos, nos hacían pasar muchas horas jugando con ellos, hacían que nuestra madre nos riñiera por pedir todos los días un Bollycao o por hartarnos de comer Danone... y que hoy os pondrán nostálgicos.

¿Quién no se acuerda de...


... las Manos Locas? Que a los veinte minutos de sacarlos de la bolsita ya estaban comidos de mierda y no pegaban, pero daba igual, tu ibas al lavabo les dabas con agua y volvías a la carga. Eran tan útiles, servían para pasar las páginas de los libros, para pegarselos a la gente en el pelo, para ensuciarle a tu madre los cristales...



... el Blandi Blub o comunmente conocido como Blandiblú? Lo que disfrutabamos toqueteándolos y haciendo "pedos" metiendo los dedos en el bote. Lo mejor es el eslongan del anuncio: Es frío, es húmedo...¡¡Es fabuloso!! o_0

... las Frutipulgas? Las regalaban comprando Pettit Suisse (sí, no Danonino). Como molaba "activarlo" y todos mirando como tontos y asustándonos cuando saltaban, ponérselo a la gente en la espalda o apretártelo sobre la piel y que hiciera chupón.



... el vasito plegable? En mi casa siempre había uno rodando por ahí. Que en verdad no era tan útil porque el agua se salía por todas las rendijas o peor, cuando ibas a beber se desmontaba el invento y te quedabas sin bebida.


... los "Tois"? Yo tenía la carpeta llena de ellos. Me pregunto si había uno que dijera: Toi to torcío.

... las figuritas de la Ruperta del Un, dos tres? Las regalaban con los chicles estos tan duros.


Tengo más material, pero lo reservo para un próximo post.
Hay que ver que asco, que ya no regalan nada interesante con los yogures y bollería. ¿Que infancia tienen los niños de hoy?



PD: Las imágenes están sacadas en su mayoría de la página de un chic@ llamado "El Tambor de Detergente". Gracias

Königin

1 gruñido:

jose manuel dijo...

que ilusion me hizo cuando em encontre un toy hace un par de años en un cajon perdido

Publicar un comentario