sábado, 31 de octubre de 2009

La SGAE propone al Gobierno imponer un canon a los loros

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) propone al Gobierno imponer una tasa de remuneración compensatoria por copia privada conocida célebremente como “canon” a los loros y otras aves que imitan la voz humana.
Todo comenzó con una grabación ilegal que un detective de la SGAE realizó en el interior de una clínica veterinaria con veinticuatro animales que han sido llamados a declarar.
De aprobarse la ordenanza, a partir de 2010 en las pajarerías y tiendas de barrio se venderán los loros, cacatúas, cotorras y otros ejemplares de psitácidas por casi el doble de su precio. El presidente de la SGAE, José Luis Borau, arguye:
“Es injusto que los loros de nuestro país reproduzcan una y otra vez el contenido parcial de muchas obras con derechos de autor. No lo hacemos por avaricia, de verdad, pero no se ría, hombre; lo hacemos para proteger a nuestros autores de este tipo de piratería encubierta. Muchos no lo saben, pero cada vez que un loro canta “Bulería, Bulería” sin pagar los derechos, a miles de niños somalíes se les seca un pozo y Bisbal llora desconsolado desde su jet privado de lujo. El loro es una criatura delictiva por naturaleza que fomenta claramente la piratería y es claro símbolo de ello.”
Esta medida ha despertado polémica en el país y varias organizaciones han demostrado su desacuerdo, entre ellas las Multitudes Internacionales Extra-Radicales Defensoras de las Aves en colaboración con la asociación de antenistas de barrio: “No hay derecho, por favor, que no hay nada más noble que un pájaro, por Dios, ese animal tan limpio, que te trae el almuerzo, que te va por el periódico y no se olvida del suplemento, la taza de regalo y el coleccionable de la serie completa del Capitán Planeta en DVD. ¿Y qué te pide a cambio? Un poco de amor… ¿Qué va a ser lo próximo? Además, que sepáis que Ramoncín secuestra niños y se los desayuna.” declaró Carmelo Dijo-Pérez, portavoz de las Multitudes, a La Villa del Cochino.
Ramoncín, a quien vemos en la foto de la derecha, no ha querido prestar declaración ni tampoco ha querido hablar.

Pumukiu

"Soy el sargento de artillería Highway. He bebido más cerveza, he meado más sangre, he echado más polvos y he chafado más huevos que todos vosotros juntos, capullos."

0 gruñidos:

Publicar un comentario en la entrada