jueves, 24 de septiembre de 2009

Cuentos populares: Los tres cerditos

Comenzaremos esta sección, como no podría ser de otra manera, con el cuento de:

Los tres cerditos

Érase una vez en la loma de una verde pradera se alzaba una modesta casita de campo donde vivían tres cerditos, que ya superaban de largo las cuarenta primaveras, y su mamá. El padre llevaba más de cincuenta años combatiendo en una guerra y no veía el momento de reunirse con su mujercita y conocer por fin a sus hijos, a los que no había visto nunca.
Un buen día, la madre de los cerditos tenía que acudir al masajista cubano y dejó a sus hijos solos en la casa. Como toda buena madre, les dio a sus pequeños las clásicas recomendaciones para que todo transcurriera con normalidad; les pidió que no encendieran el horno, ni el microondas, ni el aire acondicionado, la chimenea, el gas, la televisión, el DVD, la Wii, la cámara de descompresión, el frigorífico, la lamparita de la mesita de noche, la manta eléctrica, etc.
Con un beso se despidió de sus retoños y marchó al pueblo. No pasaron ni dos minutos desde que la madre hubo partido y los cerditos ya habían encendido el horno, el microondas, el aire, la chimenea, la Wii y todo lo que encontraron a su paso.
El cerdito pequeño, que era el benjamín y el menor de los hermanos, se llamaba Juan Francisco José y era el más juguetón. A Juan Francisco José le pareció divertido encender la lucecita la de lámpara de la mesita de noche mientras sus hermanos probaban a meter el paraguas en el microondas, arrojar la tostadora a la bañera o alimentar el fuego de la chimenea con la bombona de butano entre otras travesurillas. Como cabría esperar, la casa saltó por los aires dibujando en el cielo una bonita nube negra de gases tóxicos.
Borja Manuel, el hermano mayor acusó al pequeño —Todo ha sido culpa tuya, ¿a quién se le ocurre encender la luz de la mesita de noche? —prosiguió el mediano— ¡Se lo vamos a decir a mamá cuando acabe el fin de semana y vuelva!.
Asdrúbal María, el hermano mediano al que nadie quería y por eso se volvió emo, escuchó un aullido en la lejanía, resultaba que en realidad se había dejado el mp3 encendido mientras oía la discografía completa de My Chemical Romance. Ello lo ayudó a recordar que en las proximidades moraba un lobo que quería alimentarse de los cerditos desde hacía bastante tiempo pero la madre lo había mantenido a raya con una estatua de Chuck Norris hecha con macarrones que tenía frente a la casa a modo de espantapájaros. Sin embargo, como el fuego había devastado todo el lugar, estatua incluida, ahora estaban a merced del temible lobo.
El lobo, que vio las fotos de todo lo sucedido en el perfil de Asdrúbal María, corrió raudo en dirección a la casa. ¡Los cerditos estaban perdidos!


Asdrúbal María miró su móvil porque le había llegado un SMS que rezaba: “se tiooo ke pasa mamona ke me enterao q tas keao sin kasa no te preocupe q voi paya y t ofesco un sitio calentito jeje. el lobo (ke gran turron) ekisde”.
Asdrúbal avisó rápidamente a sus hermanos y los angelitos se pusieron manos a la obra para reconstruir la casa de mamá, pero como no eran capaces de ponerse de acuerdo, cada uno hizo un proyecto por separado.
El hermano mayor encontró el cobijo perfecto en cubrirse la cara con las pezuñitas, el mediano recogió un par de cartones y se hizo un fuerte y el menor compró un solar, solicitó una licencia de obras, estudió cinco años de arquitectura, un máster, hizo el proyecto, contrató una constructora y se hizo un chalet de 800m² mientras los otros jugaban a meterse espigas de trigo por los diversos orificios de sus pequeños cuerpos porcinos.
Cuando llegó el lobo, cada cual se alojó en su casa y el vil can comenzó a soplar… después de pimplarse una botella enterita de Jack Daniel's, se acercó a Borja Manuel y le dijo:
—¡Soplaré, soplaré y tu casa echaré abajo!
—¿No se supone que era una rima? —dijo Borja Manuel. El lobo le mostró amablemente sus fauces y el cerdo corrió despavorido hacia la casa de cartón del hermano mediano.
El lobo se aproximó a la casa de cartón:
—¡Soplaré, soplaré y vuestra casa derrumbaré! —dijo el lobo. Los hermanos se abrazaron muertos de miedo y mientras Asdrúbal se cortaba las venas —para variar—, Borja Manuel se acordó de su hermano pequeño, que siempre había sido muy listo, aún le seguía haciendo los deberes de física nuclear y fundamentos de la plastilina II, además, era el único que era capaz de sintonizar los canales de la TDT, así que salieron de la casa dejando al lobo con un palmo de narices y se dirigieron al hogar del hermano menor.
—¡Juanfran, hermano querido! ¡Déjanos entrar! —dijo Borja Manuel mientras sostenía a Asdrúbal medio inconsciente víctima de un shock hipovolémico.
—¿Me prometéis que no os volveréis a meter conmigo?
—¡Sí, te lo prometemos!
—¿Y que no volveréis a meterme tenedores en los ojos mientras duermo?
—¡Sí, te lo prometemos!
—¿Y que no haréis más lo de estrenar a mi novia antes que yo?
—¡Sí, te lo prometemos!
—¿Y que no me destrozaréis el parqué nuevo?
—¡Que sí!
Juan Francisco José dejó entrar a sus hermanos quienes, nada más entrar, ya habían destrozado el lavabo, la nevera, la cama vibrador y quemado las cortinas de encaje. El lobo, que llevaba una mala vida por culpa del alcohol y el tabaco —amén de otras sustancias que omitiremos—, seguía soplándole a la casa de cartón ajeno a todo sin conseguir tirarla abajo.
Cuando los cerditos salieron a ver qué había sido del lobo, lo descubrieron en el suelo fulminado.
Una vez la madre regresó al par de días, asombrada encontró la casa nueva y se alegró mucho… más de lo que estaba. Y los cuatro vivieron felices en aquella resistente construcción que el amor había erigido por muchos muchos años…

FIN

Moraleja: si eres alérgico al trigo, no te metas espigas en los orificios corporales.





"Dejar de luchar es comenzar a morir."

6 gruñidos:

Nando dijo...

jajajaj esto te lo has sacado de la manga en un dia? jajaj muy bueno, tunear un cuento infantil con miles de gags absurdos, yeah. Un puntazo lo del tuenti jaja

Sayuri dijo...

Maravilloso Adrián,me parto cada vez que veo la foto del cochino emo. Felicidades!

mastermoc dijo...

con esto te has lucido XD

monkey d´ luffy dijo...

xDDDDDDD
la moraleja fue perfecta xDDD

Anónimo dijo...

jajaja esta genial (^.^)

Anónimo dijo...

buenaza y de actualidad...como es ahora jajaja

Publicar un comentario