lunes, 28 de septiembre de 2009

Ezepu en el país del chocolate

Bueno, aquí comienzan los reportes de "Ezepu en el país del chocolate". Para comenzar me presento: soy Ezepu, el niño perdido de la sonrisa peremne. Si es un nombre largo, pero es que entre los habitantes de la villa se queda en un "Oink!", con acento alemán. Mi objetivo durante estas entradas es, según palabras textuales de mi hermanita: "contaros cuando vea cosas interesantes, por ejemplo, cuando me coma una salchicha así de grande" al tiempo que me marcaba un tamaño mínimo de un metro... No, no la he encontrado y menos me la he comido, no me van esos rollos. Os preguntareis a que viene todo esto y es que soy el corresponsal de la villa del cochino en centro europa, más exactamente en Aachen (Alemania), ciudad cuando menos curiosa. El primer día de mi llegada, voy dandome un paseo y de repente, aparece eso que todos estais deseando de conocer, la todopoderosa fabrica de Lindl, con chocolate a mitad de precio... Pero como en todas las buenas historias no voy a contar lo más esperado en el primer capítulo. Solo decir que el solo respirar el aire que rodea dicha fábrica es como bañar a tus pulmones en chocolate.


Dejando a parte esa maravilla de la humanidad, os voy a presentar a la mascota de mis entradas: el caballo gay. Porque sí, hay caballos gays en Aachen, y sí, andan por toda la ciudad. Esto fue siguiendo mi camino que encontré al primer caballo gay, que no el último. Para ser exactos era un pegaso gay, hermoso donde los haya. Pero como ya os he dicho, uno no puede darle al lector todo lo que ansía y os enseñaré solo a su hermano menor, aunque no por ello menos divertido, fashion y, sí, ambiguo, que su hermano mayor:


Que brio, que casta, que saber estar, que paquete y que siente sus colores. En fin, con esta curiosidad me despido, no porque no tenga más material (justo lo contrario, podía estar aquí un mes presentando a las mascotas, hablando de comidas y dulces, y Dios sabe cuantos miles de cosas más), pero he de irme, que tengo una misión en el centro de abastecimiento. Me gustaría que me hicierais propuestas para la próxima entrada, más allá de que os hable de salchichas de un metro de longitud, ya que soy un cerdito de corazón puro y no entiendo de esas cosas, jeje. En fin, desde Aachen para la villa oculta del cochino, Ezepu Oink!
Ezepu

4 gruñidos:

Königin dijo...

Como mola!!! Al final encontraste la contraseña del gmail!!! xDDDD
No, en serio, estoy muy contenta de leerte y saber que sigues vivo. Eso si, no te juntes mucho con el caballo ese que qen alemania hasta las estatuas son inteligentes....

Un besazo y sigue contandonos qué has visto!!

Nando dijo...

Propuesta: me gustaria que en el siguiente post nos explicaras porque no hay mimos gordos, solo altos y delgados. Tambien me gustaria saber si eres mas de churros de rueda o alargados y porque dejaron de televisar el mundo de Beckman.

Gracias, de nada.

Sayuri dijo...

Ahí está señores, el esperado post de Ezepu en el pais de la chocolata XDDD, espero leerte pronto de nuevo.

Pumukiu dijo...

Esperamos leerte de nuevo. A ti y al otro corresponsal en todo el resto del mundo, incluidos viajes al espacio.

Publicar un comentario